Vahan Sarkisian: "Es una tragedia que en Euskal Herria no exista ningún trabajo sobre la cultura armenia"

1999-12-17

AGIRRE, María

Elkarrizketa: Vahan Sarkisian Vahan Sarkisian, presidente del Centro de Estudios Armenio Vasco "Es una tragedia que en Euskal Herria no exista ningún trabajo sobre la cultura armenia" * Traducción al español del original en euskara Maria Agirre Lingüista, filólogo, hispanista pero sobre todo vascólogo. Ése es Vahan Sarkisian, un hombre que también dirige el Centro de Estudios Armenio Vasco. Tal y como él asegura, tiene mucho trabajo y poco tiempo. Y es que el reto que se ha marcado Vahan Sarkisian es ambicioso. Está convencido de que antiguamente el euskera y el armenio componían una sola unidad lingüística, y quiere llegar al estado antiguo de esas dos lenguas. Sin duda alguna pretende recomponer un puzzle complicado, pero con su ter orgomia entre manos, una especie de rosario que utilizan en Armenia, Vahan consigue concentrarse y mantener el equilibrio ante tan difícil tarea. ¿Quién es Vahan Sarkisian? Tengo 45 años y vivo en Erevan, capital de la República de Armenia. Imparto clases en la universidad estatal sobre civilización española y teoría de la traducción. También dirijo el Centro de Estudios Armenio Vasco en la universidad estatal de Erevan, y soy el director de la revista internacional armenio vasca llamada Araxses. Asimismo, hace poco se ha creado en Armenia una institución científica cultural, la Academia Lingüística Internacional, de la cual soy presidente. ¿Cuántas lenguas habla? Realmente pocas: el armenio, la cual es mi lengua materna, el ruso, castellano, francés y un poco de inglés e italiano. Además conozco algunas lenguas ya desaparecidas, y claro, también el latín. ¿Le parece poco? Para el trabajo que intento realizar necesitaría saber muchas más. ¿Y el euskera? Lamentablemente no lo hablo, pero lo comprendo y conozco. Cuénteme algo sobre Armenia. ¿Cómo es? Es un país asiático que se encuentra en un cruce de civilizaciones. En Armenia termina lo europeo y comienza lo asiático, y al revés. Armenia contiene muchos elementos de varias civilizacionesya desaparecidas. En alguna medida, Armenia es la heredera principal de esas culturas desaparecidas. Por su naturaleza, la cultura armenia es bastante heterogénea, pero con claras connotaciones europeas, ya que es una cultura cristiana. Es un país donde se ha mantenido la fe cristiana frente a invasiones musulmanas. Es difícil precisar la población de Armenia, porque hay mucho movimiento, pero se supone que viven más de tres millones de personas. El paisaje es casi idéntico al de Euskal Herria, y también coinciden los nombres. Es decir, las situaciones geográficas y lingüísticas son idénticas. En Armenia hay un río que se llama Araxses (como en Navarra), otro Deba (como en Gipuzkoa) etc. Existen centenares de paralelismos. ¿Cuándo tuvo la primera referencia sobre el euskera? Hace unos 25 años. Cuando estudiaba el sustrato pre latino del español, llegaron a mis manos algunas comparaciones sobre la influencia en el castellano del euskera y las lenguas pre románicas. Así, empecé a profundizar en este asunto aunque no había libros sobre ello, y logré contactar con los vascólogos Jose María Satrustegi, Enrike Knörr, Arana Martija... Usted ha realizado investigaciones entre la relación del euskera y el armenio. Por lo tanto ¿cuál es su planteamiento? ¿el euskera y el armenio son hermanos, primos...? Hace 70 años, Joseph Karst, gran lingüista alemán, realizó estudios muy importantes, y llegó a la conclusión de que el euskera y el armenio son dos variedades apenas modificadas del mismo tronco lingüístico. Por lo tanto, son hermanos. Yo defiendo esta tesis, aportando nuevos datos y pruebas. Creo, que por su cultura y lengua, los armenios y los vascos son dos pueblos próximos. Sabemos que en la familia románica, las lenguas neolatinas tienen semejanzas y discrepancias. Con el euskera y el armenio ocurre lo mismo. A veces tienen tantas semejanzas, que incluso nos podríamos comunicar sin traductor. Claro, todo depende del tema y de la disposición de las personas. Yo he realizadouna lista de las palabras que coinciden entre el euskera y el armenio, y son aproximadamente 600 palabras. Con esas palabras podemos comunicarnos fácilmente, sólo hace falta conocer las particularidades del armenio y del euskera. Lo fundamental es que el euskera y el armenio han conservado su originalidad, y ahora, nos interesa saber de dónde podrían provenir. Tal vez, este estudio nos podría sugerir un camino para comprender la vía de separación de ambos pueblos. Yo supongo que antiguamente existía una gran cultura euro asiática que posteriormente se mezcló con otros elementos adventizos, y éstos abrieron una brecha entre el vasco y el armenio. De tal manera, que hoy en día, contamos con dos islas importantes de esta cultura antigua. Pueden haber más, pero en otras culturas estos rasgos aparecen muy modificados y transformados. Con sus investigaciones ¿hasta dónde pretende llegar? Mi tarea cardenal es la de reconstruir lo desaparecido, es decir, la protolengua común del armenio y el euskera. Antiguamente componían una unidad lingüística, no dos, y pretendo llegar al estado antiguo del armenio y el euskera. Creo que tendré que remontarme hasta el cuarto o tercer milenio antes de Cristo. Tiene entre manos una tarea bastante difícil. Depende de la buena disposición. Este trabajo debe ser unilateral. Por una parte estoy yo, que conozco el euskera suficientemente para trabajar en este ámbito, y ya tengo treinta trabajos vascológicos publicados. Asimismo he traducido libros sobre la cultura vasca al armenio. Por lo tanto, en mi país se conoce bastante la cultura vasca y los investigadores pueden trabajar con este material. Pero ¿qué es lo que ocurre aquí? Nada. El conocimiento de Armenia en Euskal Herria es nulo. Todavía no existe ningún trabajo sobre la cultura armenia en euskera, nada sobre la lingüística o literatura armenia. Esto es una tragedia. Si en Armenia tenemos varios libros sobre la lengua y cultura vasca, aquí se debería hacer lo mismo. No hay equilibrio,y en estas condiciones no se puede trabajar. ¿Ve posibilidades de que cambie esta situación? De que cambie radicalmente, no. Pero hay que decir, que estamos tomando medidas serias para cubrir parcialmente este vacío. Se trata de por una parte, confeccionar dos diccionarios sobre euskera armenio y armenio euskera, y por otra parte, dos manuales de gramática. Todo esto para que por fin, comience el conocimiento recíproco. ¿Qué organismo apoyará económicamente este trabajo? Antes que nada quiero decir, que todo lo que se ha logrado en Armenia, se ha conseguido con gravísimas dificultades económicas. El nivel de vida en Armenia es muy inferior, y los problemas que tenemos en Armenia no dejan espacio y no permiten desarrollar el trabajo. Aún y todo, lo conseguido en esa situación ha sido importante. Existen en idioma armenio 5.000 ejemplares sobre una gran antología de la mitología vasca de Jose Maria Satrustegi. También tenemos el Refranero Vasco, Lengua Vascomun primitae (Linguae Vasconum Primitiae) de Vernard (Bernart) Etxepare. Pero nadie me pregunta cómo se ha logrado hacer esto. Todo el mundo está contento con el trabajo que hago, pero nadie me pregunta cómo lo hago. Necesitamos una colaboración por parte vasca, que asuma esta responsabilidad conmigo, tanto material como moral. Últimamente parece que tenemos buenas noticias, porque hemos hablado con la directora de euskera de la Diputación Foral de Gipuzkoa, y nos ha prometido promover el proyecto del diccionario vasco armenio y el manual de gramática. ¡Ojalá que se logre algo! El Diccionario voy a realizarlo junto a Enrique Knörr, y el manual de gramática con Jose María Satrustegui. Usted es filólogo del Centro de Estudios Armenio Vasco. ¿Cuál es la función de este centro? Se fundó en el 1994, con la subvención estatal de mi país. En estos momentos cuenta con cinco colaboradores y edita también la revista armenia vasca Araxses. El gobierno de Armenia, en pésimas condiciones económicas, ha conseguido mantener durantecinco años el centro y la revista. Esto demuestra que nuestro gobierno se toma este asunto muy en serio, y la vascología forma oficialmente parte de la política científica de nuestro gobierno. Pero ya hemos comenzado con problemas graves, porque, al no haber respuesta oficial más o menos seria por parte vasca, el gobierno armenio comienza a preguntarse si es útil el trabajo que hacemos en el centro. La subvención para el futuro está pendiente. Tengo un amigo aquí, el industrial Luis Zamakona Azkuna, que nos ha financiado tres publicaciones, pero claro, no puede subvencionar grandes proyectos. ¿En su visita a Euskal Herria, ha mantenido algún contacto con el Gobierno Vasco? No. Disculpa, pero un investigador de mi prestigio no puede andar pidiendo dinero de puerta en puerta. Me ha tocado hacer esto varias veces, y he recibido varios rechazos oficiales. Pero curiosamente, frente a esa indiferencia por parte oficial vasca, el Gobierno de España decidió concederme una beca vascológica para desarrollar un proyecto aquitano vasco armenio. Por lo tanto, nos encontramos con que la vascología forma parte de la política lingüística de Armenia, y por otra, el problema vasco armenio forma parte de la política oficial de Madrid. Mientras, Euskadi no se pronuncia. Es curioso. Gran Bretaña, Francia y Alemania tienen embajadas en Armenia, y ¿sabes lo que hacen? Cada año distribuyen gratuitamente miles de libros. En cambio, yo, para conseguir un libro dirijo varias cartas y no lo consigo. Por ejemplo, para este proyecto necesito un ejemplar del Diccionario General Vasco de Luis Mitxelena que ahora está culminando Ibon Sarasola y para mí esto es muy caro. Para poder comprarme el diccionario, yo tendría que ahorrar el sueldo íntegro de un año y medio. Esta vez, también he dirigido varias cartas, pero hasta la fecha no he recibido ninguna respuesta. ¿Le noto un tanto enfadado e indignado? No un tanto, sino muy. Visita Euskal Herria todos los años. ¿Cómo se arregla económicamente? Hastala fecha, jamás he venido a Euskal Herria mediante invitación oficial. Únicamente por invitación personal y dos veces por invitación del gobierno de España. Es curioso, porque yo soy hispanista como mucho el 20%, y en el 80% soy vascólogo. Pero así y todo usted no arroja la toalla. No, no. Lo que me toca es ganar, no existe otra opción. Aquí veo un escepticismo excesivo, demasiada desconfianza por el futuro de los estudios vasco armenios, pero creo que mi optimismo es más grande. Es una batalla ganada. Fotografías: Maria Agirre Euskonews & Media 59.zbk (1999 / 12 / 17 24) Eusko Ikaskuntzaren Web Orria
Partekatu
Facebook Twitter Whatsapp

Précédents

Javier Armentia: "Zientziak, beste pentsamendu sistema batzuek baino askoz ere lehenago ematen du amore"

 

Irakurri

Antton Valverde: "Herri honetan oso merkatu txikia dugu. Zaila da musikatik bizitzea"

 

Irakurri

Xabier Amuriza: "Bertsolaritza berez norgehiagoka bat da, eta hori barik ez luke zentzurik izango"

 

Irakurri

Gorka Salmeron: "Niretzat argazkigintza bizio bat da"

 

Irakurri

Ana María Freire Araújo: "Hesi intelektualak eskoletan oraindik bizirik dirau"

 

Irakurri