Gestión Democrática de la Diversidad en Navarra: conclusiones y próximos pasos

Projects

03/24/2020

Gestión Democrática de la Diversidad en Navarra: conclusiones y próximos pasos

Eusko Ikaskuntza abrió el año pasado un proceso para ahondar en la gestión democrática de la convivencia y la diversidad en Navarra, dinámica que tendrá continuidad en 2020 a través de nuevos espacios de participación.

El proyecto Gestión democrática de la diversidad se enmarca en el convenio de colaboración entre Eusko Ikaskuntza y el Gobierno de Navarra. Este proyecto ha buscado profundizar en la iniciativa Nuestra gente, diversidad y vías de cohesión, llevada a cabo en 2018, poniendo el acento en dos ejes fundamentales: la convivencia en la diversidad y la cultura democrática para un proyecto compartido. Como objetivo general hemos fijado ofrecer al Gobierno de Navarra una aproximación que establezca un marco de referencia para la convivencia y un análisis de oportunidades para un proyecto compartido

Objetivos principales del proyecto en 2019:

  • Ofrecer herramientas para construir un marco de referencia para la convivencia (o para un proyecto compartido).
  • Colaborar en una batería de argumentos que ayuden a gestionar democráticamente la diversidad de Navarra.
  • Realizar un diagnóstico de las opiniones y actitudes ante el euskera y de las posibilidades de construcción de discursos innovadores, atendiendo a la demanda del propio Gobierno de Navarra.

Para alcanzar estos objetivos, nos hemos centrado en los ejes de convivencia y cultura democrática, para reflexionar sobre una estrategia que nos permita crear un marco común y, por tanto, profundizar en la democratización de la sociedad. A tal fin, hemos reflexionado sobre las herramientas que permitirán tomar decisiones estratégicas de forma colaborativa. Para ello hemos construido marcos que permitan la colaboración entre personas expertas, agentes y ciudadanía.

 

Dinámica y muestra

Eusko Ikaskuntza ha actuado a lo largo de 2019 en Navarra a través de un proceso abierto, participativo y deliberativo. En este proceso se ha buscado la participación de una amplia representación de la ciudadanía, agentes sociales y personas expertas, considerando la cultura y la sociedad como claves para la cohesión y la solidaridad, desde una perspectiva inclusiva, integradora y plural, para identificar los retos importantes y/o imprescindibles para la ciudadanía.

El proyecto se ha materializado en tres municipios que responden a la diversidad cultural, geográfica e identitaria del territorio navarro: Baztan, Berriozar y Castejón. De hecho, estos municipios han sido seleccionados porque representan diferentes modelos de diversidad cultural e identitaria y tienen realidades socio-demográficas muy diferentes en cuanto a inmigración.

En estos tres lugares se han celebrado Mesas Ciudadanas en las que la ciudadanía local ha respondido a las preguntas formuladas por el Grupo Motor del proyecto y posteriormente se han celebrado los Foros Sociales para el encuentro de agentes, personal técnico y representantes de las comunidades locales. En estas últimas, además, han tenido la oportunidad de contrastar los resultados obtenidos en las Mesas Ciudadanas.

 

Conclusiones

La idea de la diversidad de Navarra se ha repetido constantemente en todas las mesas y foros. Se ha mencionado en las tres localidades, pero como hemos podido observar,  esta diversidad al menos se entiendede tres maneras diferentes. Tenemos, en primer lugar, la diversidad como concepto descriptivo, únicamente. Se hace referencia al paisaje, a la gastronomía, al folklore o al lenguaje y se le da un sentido positivo en sí mismo, sin significado político. El segundo, la pluralidad en el ámbito político. Adquiere a menudo un carácter pesimista porque representa el conflicto político entre navarros y la polarización de la sociedad. Y, por último, tenemos una tercera acepción relacionada con el ámbito cultural. Nos referimos principalmente a la multiculturalidad provocada por la nueva inmigración. En realidad es un tema muy controvertido en la sociedad, por lo que cabe destacar que en nuestras sesiones ha adquirido un sentido bastante positivo.

En general, se ha destacado la actitud acogedora en la convivencia entre diferentes culturas, costumbres y religiones, por considerarla enriquecedora para todas las personas. Sin embargo, en ocasiones se ha percibido una clara inquietud, ya que no se aprecia una voluntad firme de integración por parte del resto. Por último, es curioso que se manifieste la diversidad como rasgo central de Navarra y se hable una y otra vez de una sola identidad propia de Navarra. ¿Son compatibles?

Los y las participantes de nuestros encuentros siempre han mostrado una actitud de diálogo. Consideran que la convivencia debe ser el eje sobre el que avanzar en los conflictos de las y los navarros, pero ven una excesiva polarización política e ideológica, a menudo promovida por cargos políticos y organizaciones religiosas. De hecho, se quejan en más de una ocasión de la falta de respeto y de debate pacífico, y creen que el problema está más en el nivel político y en las instituciones religiosas, y no tanto en la capacidad de la ciudadanía.

Sin embargo, a pesar de que llegan a imaginar una u otra idea en el camino de la convivencia, no existen propuestas claras para hacer frente a estos obstáculos, no se sienten capaces de incidir en retos de esta envergadura y se tiende a situar esta tarea sobre los principales agentes de Navarra. Pero es significativo que, en esta línea, cuando se han planteado algunas propuestas, la reacción de algunas personas haya sido una negación total, diciendo que no pueden hacer más, y que corresponde a otras personas empezar a mover algo. La polarización puede ser significativa y quizás también muestra la carencia de una cultura democrática entre la ciudadanía. Dado que dentro de nuestro análisis figuraban también como ejes las posibilidades de promoción de la cultura democrática, es una hipótesis o sospecha a tener en cuenta de cara al futuro.

Entre los temas que provocan el conflicto en Navarra, el más comentado es el euskera. El euskera aparece como una fuente de conflicto evidente en opinión de muchas personas, y peor aún, se le ve poco margen de acuerdo. Es obvio que, en general, se observa una necesidad imperiosa de atenuar el conflicto, pero el margen de negociación es realmente pequeño: algunos, por ejemplo, entienden el euskera como un derecho inquebrantable que debe cumplirse en toda Navarra; mientras que otros, en el mejor de los casos, lo ven como un tema totalmente extraño, sin relación alguna con ellos, e incluso, en el peor de los casos, como un elemento discriminatorio, por ejemplo, en el ámbito laboral.

Ver informe completo

 

Próximos pasos

Partiendo de las conclusiones del trabajo realizado en 2019, Eusko Ikaskuntza ha decidido profundizar en el tema de cara al año 2020, poniendo el énfasis en la convivencia. Más concretamente establece los siguientes objetivos:

  • Designar cuáles son los componentes de la identidad navarra aceptados por la mayoría de la ciudadanía, o cuáles son los que reflejan mayor disposición a ser aceptados (elementos unificadores).
  • Identificar qué componentes de la identidad navarra pueden ser causantes de la división o conflicto entre la ciudadanía navarra (elementos que llevan al desencuentro)
  • Analizar, con el fin de lograr la gestión democrática de la diversidad navarra, cuáles pueden ser las iniciativas y foros más adecuados para reforzar los elementos integradores, así como las instituciones, grupos o comunidades a las que se debería exigir una mayor responsabilidad.
  • Designar, con el fin de lograr la gestión democrática de la diversidad navarra, cuáles pueden ser las acciones más eficaces en torno a la derogación de aquellos elementos que llevan al desencuentro y la materialización de nuevos consensos en su entorno, así como los grupos, instituciones o comunidades con mayor responsabilidad.

Como en la anterior ocasión, el Grupo Motor será el responsable de la dirección del proyecto y de la coordinación entre los diferentes espacios de participación. Para 2020 se preveen tres grandes espacios de participación:

  • Grupo experto: personas expertas en la materia del mundo académico con un perfil ideológico diverso.
  • Mesa de agentes: una vez identificados los principales agentes de Navarra, se propone celebrar una mesa plural con los miembros que les representen.
  • Mesa ciudadana de Navarra: mesa ciudadana compuesta por habitantes de las diferentes zonas geográficas de Navarra.

 

MÁS INFORMACIÓN

Share:
Facebook Twitter Google Whatsapp