Urteko galdera

Mikel Malcorra / Presidente de Elkartean (Confederación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de la CAPV)

10/07/2019

Mikel Malcorra / Presidente de Elkartean (Confederación Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de la CAPV)

La reorientación de las políticas sociales como reto para una Euskal Herria más cohesionada

Siendo recurrente escuchar discursos que plantean la cohesión social como objetivo último de las políticas públicas, resulta cuando menos dudoso que la práctica institucional y el imaginario social caminen por la senda adecuada para alcanzar tan encomiable fin.

Avanzar en la cohesión social como percepción de pertenencia de toda la ciudadanía a un proyecto común requiere de políticas inclusivas orientadas a que todas las personas tengan las oportunidades y recursos necesarios para participar plente y en condiciones de igualdad en la vida política, económica, social, educativa, laboral y cultural. Sin embargo, la tozuda realidad se caracteriza por el predominio de inercias de corte asistencialista y paternalista que inspiran políticas públicas basadas en el diseño y prescripción de recursos basados en la segregación de personas y colectivos.

Esta realidad se presenta con especial crudeza en el ámbito de las políticas en materia de discapacidad, donde a pesar de los innumerables y relevantes instrumentos legales conquistados fundamentalmente por las propias personas con discapacidad en forma de movimiento asociativo, se persevera en la consolidación y acumulación de recursos absolutamente desenfocados en términos de inclusión social.

Así, profundizar en generar espacios específicos dotados de recursos específicos y para personas específicas en ámbitos como la educación, el empleo o los modos de vida, no hace sino alejar a Euskal Herria del cumplimiento efectivo de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, instrumento legal que reconoce, entre otros, los derechos fundamentales a recibir una educación de carácter inclusivo, a trabajar en un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles, o de elegir el lugar de residencia y dónde y con quién vivir a través del modelo de Vida Independiente.

La consolidación y desarrollo de políticas de carácter segregador ha traído consigo preocupantes datos referidos a la situación de exclusión social de las personas con discapacidad tal y como queda expuesto en el VIII Informe de la Fundación Fomento de Estudios Sociales y Desarrollo Social en España (Foessa) sobre exclusión y desarrollo social en España, donde se refleja que casi una de cada tres personas con discapacidad se encuentra en situación de exclusión social y un 16% en exclusión social severa, el doble que las personas sin discapacidad.

Esta realidad, que trasciende del ámbito de la discapacidad para reflejarse en mayor o menor medida en otros sectores de la sociedad que se encuentran en situación o riesgo de exclusión social, se constituye en freno para la construcción de una sociedad cohesionada y garante de la igualdad de oportunidades de todas las personas. Las políticas familiares, los sistemas de cuidados, el envejecimiento activo, las políticas de infancia, la promoción de la accesibilidad universal, el modelo de Vida Independiente, el empleo digno, la educación inclusiva, las políticas de inmigración, el acceso a la vivienda o la situación de las personas sin hogar, por ejemplo, son en consecuencia ámbitos sobre los que deberían aplicarse enfoques basados en la inclusión para construir cohesión social en clave de derechos y transformación social.

Es necesario, por tanto, que las instituciones públicas de Euskal Herria, las entidades que integran el Tercer Sector Social y la sociedad en su conjunto, inicien una reflexión crítica sobre la dirección por la que se encaminan unas políticas sociales que indudablemente han contribuido a mejorar la calidad de vida de las personas y el bienestar social de la ciudadanía, pero que se encuentran lejos todavía de garantizar la necesaria cohesión social que nos permita superar una realidad de creciente desigualdad social.

 


Eusko Jaurlaritza

Compartir:
Facebook Twitter Google Whatsapp