Urteko galdera

Pablo Moratalla / Coordinador de EHLABE

26/06/2019

Pablo Moratalla / Coordinador de EHLABE

EHLABE (Euskal Herriko Lan Babestuaren Elkartea), está conformado por entidades surgidas de la iniciativa social o pública que tienen como objetivo fundamental, la generación de empleo de calidad para personas con discapacidad, especialmente para aquellas con mayores necesidades de apoyo, como instrumento para su plena inclusión en sociedad. En la actualidad, más de 10.000 personas con discapacidad trabajan a través de la red de entidades distribuidas por Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.

Inspirados por la Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad de la ONU, especialmente en su artículo 27, nuestras organizaciones miembro trabajan diariamente por el derecho a un empleo en igualdad de condiciones, inclusivo, abierto y accesible ofertando, gestionando y promoviendo, con la participación de las personas con discapacidad, una amplia gama de servicios de empleabilidad y oportunidades laborales para que las propias personas puedan decidir su itinerario y ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido.

La situación del empleo para personas con discapacidad en Euskadi, no siendo ajena a la situación económica global, y habiendo sufrido con dureza también las consecuencias de la crisis, no ha sido tan negativa en comparación al resto del Estado. A pesar de que también se ha producido destrucción de empleo para personas con discapacidad en empresas ordinarias, el papel de nuestras entidades ha resultado fundamental para el mantenimiento del empleo ya creado y en la generación de nuevas oportunidades de las personas expulsadas del mercado ordinario de trabajo.

Así, Euskadi es la Comunidad Autónoma con la tasa de paro de las personas con discapacidad más baja del Estado (16%) y la que goza de una mayor tasa de actividad (39%) y empleo.

Estos datos, unidos a otras características intrínsecas de nuestro entorno sociolaboral, han resultado fundamentales para contextualizar la importancia del modelo vasco de inclusión social y laboral de personas con discapacidad. Un modelo que, desde el inicio, ha trabajado por la excelencia en la gestión de diferentes actividades empresariales en entornos altamente competitivos y profesionales y que, varias décadas después de sus inicios, ha generado miles de empleos para personas con discapacidad; demostrando de esta manera la capacidad de las propias personas con discapacidad para desempeñar, con los apoyos oportunos multitud de trabajos diferentes. Un modelo, además, que destaca por el trabajo coordinado entre nuestras entidades y los diferentes agentes públicos, sociales y económicos de Euskadi.

Sin embargo, todavía queda mucho camino que recorrer para alcanzar la plena inclusión laboral y social de las personas con discapacidad. Resulta fundamental seguir avanzando hacia nuevas metas en los procesos de inclusión social de las personas y colectivos más vulnerables (entre ellos las personas con discapacidad) si de verdad aspiramos a una Euskal Herria más cohesionada y, por tanto, más avanzada; y en este camino es fundamental, no sólo la labor de las entidades y organizaciones “más especializadas” o de sectores que trabajan y promueven un modelo social más igualitario e inclusivo sino también de otros agentes sociales, políticos y económicos relevantes de nuestro territorio.

Por ello, para los retos que tenemos por delante para avanzar en la empleabilidad de las personas con discapacidad, es vital la implicación de diversos agentes públicos, privados, del tercer sector social, de la economía social y, cómo no, de la sociedad en su conjunto para que puedan llegar a buen puerto.

Citaremos algunos de los más importantes, teniendo presente que faltarán otros que sumados a los anteriores deben construir la hoja de ruta de los próximos años que nos ayuden a lograr el gran objetivo de equiparar, al menos, los datos de empleabilidad de las personas con discapacidad a los del conjunto de la población:

  • Favorecer un mercado de trabajo más accesible, abierto e inclusivo en concordancia con el artículo 27 de la Convención de la ONE de los Derechos de las Personas con Discapacidad, siendo colectivo prioritario las personas con discapacidad con mayores necesidades de apoyo para su empleabilidad.
  • Continuar mejorando la red de servicios de empleabilidad como son la formación, el empleo con apoyo o la orientación profesional, con el fin de mejorar el acceso al empleo y la transición al mercado ordinario del colectivo.
  • Trabajar para crear prácticas innovadoras que generen mayores y nuevas oportunidades laborales, anticipando el impacto que para el empleo de las personas con mayores necesidades de apoyo puede suponer la industria 4.0 y la nueva revolución industrial y tecnológica.
  • En el ámbito de la educación y la formación, reducir la brecha que existe entre la educación obligatoria y la formación profesional en general. En este sentido, se deberán dar pasos en el desarrollo de apoyos y adaptaciones para una mejor inclusión de las personas con discapacidad, incidiendo en la formación dual, en la formación profesional, acreditación de competencias, aprendizaje a lo largo de la vida, mejora en el acceso de las personas con discapacidad a la Universidad etc.
  • Eliminar la doble discriminación y lograr la igualdad real de oportunidades entre mujeres y hombres con discapacidad en el acceso al empleo y a los servicios de empleabilidad.
  • Reconocer el valor añadido y la innovación social, anticipando soluciones para el envejecimiento activo del colectivo.
  • Alcanzar la igualdad real de oportunidades en el acceso al empleo público del colectivo, especialmente de las personas con mayores necesidades de apoyo. En este sentido, es muy importante la implicación de las Administraciones Públicas y la colaboración con las organizaciones de tercer sector social.
  • Mejora y actualización de la normativa vigente en materia de políticas activas para personas con discapacidad y, a su vez, fomentar un mayor control por parte de las Administraciones respecto al cumplimiento de obligatoriedad de contratación de personas con discapacidad, tanto en la empresa privada como en el sector público.
  • Búsqueda de un mayor impacto social de la contratación pública responsable, con cláusulas sociales y contratos reservados, que favorezcan la generación de empleo para las personas con discapacidad.

 


Eusko Jaurlaritza

Compartir:
Facebook Twitter Google Whatsapp